Buenos Aires

por ddanielbee

“En Buenos Aires todo vuela la alegría, la anarquía, la bondad, la desesperación” – F.P y J.S

Es un caos organizado, donde las sombras no se esconden por la noche, al igual que sus habitantes, que están siempre presentes, siempre ausentes y siempre pertenecientes a una sola canción que nadie sabe quien lidera. Es una permanente pluralidad de sentidos y sentimientos encontrados en cada esquina de calles largas y con apellidos, donde da lo mismo caminar que quedarse quieto porque la ciudad te mueve con ella, una y otra vez, en todo momento hasta estar tan perdido como ella misma, perdida en un espacio que no la entiende, en un Jardín de Senderos que se Borgean, donde Funes tiene una tumba en Recoleta, o al menos eso quiero pensar.

Remplazar convicciones es tan fácil como cambiarse de ropa, enamorarse de un edificio, o de la persona que se tiene al lado simplemente se da, puede ser alguien que has conocido toda la vida o que no conocerás jamás, no se permite andar por ahí sin pensar en algo, en alguien, en una situación donde las palabras puedan decir más si están acompañadas de música en la calle.

Se vive al ritmo de una canción, que no es conocida por nadie pero a la vez todos sabemos, así llevemos solo un día ahí, todo vibra al ritmo de una sola voz, pero todas las voces individuales entonan a la vez líricas diferentes, en esta, ciudad de sombras, de escondites iluminados y de hombres alados, que nos transforma en figuras de latón para pegar en las neveras, la primera hora de haber pisado su suelo.

Con esta pobre descripción, busco hacerle honor a los bellos Buenos Aires, que algún día volveré a recorrer.