Hipster Wall-e used silent characters before it was cool

por ddanielbee

Disclaimer: Esta vaina esta llena de spoilers, LLENA, sobre Wall-e (duh), The Artist y Singing in the Rain. Ahí les dejo la inquietud de como pude unir Wall-e con las otras dos.

Voy a empezar con las cosas más sencillas. Wall-e es la mejor película animada jamás creada. Punto. Y debería entrar fácil a cualquier lista de las mejores películas de toda la historia. Lo tiene todo: es mitad Terminator, mitad Planet of the Apes, mitad Titanic y mitad Romeo y Julieta. Tiene 4 mitades, de lo asombrosamente AWESOME que es, sin perdonar la redundancia, que se hace necesaria por lo increíble del caso. Si Wall-e (película) fuera un personaje ficticio, sería Gandalf, o Tyrion. Si fuera un libro sería Rayuela, un pintor Wassily Kandinski, una palabra “levedad”, y… así entienden la idea.

Hablando seriamente en serio, Wall-e representa todas las razones por las cuales Pixar es superior como estudio de animación, y es simplemente porque no hacen “películas animadas”. Hacen películas, escriben historias, crean personajes inolvidables y lo confunden todo en obras de arte cinematográfico. Ahí trabajan artistas, cineastas de verdad, no animadores, no técnicos e ingenieros, sino personas dedicadas a hacer cosas bellas. Y lo logran. Casi siempre, en Cars se desviaron un poquito, pero se les perdona.

No creo que alguien que lea esto no se haya visto Wall-e, pero si existe tal sujeto o sujeta (que no es de verdad lo que quiero decir pero se entiende) véala. Es genial. Y si no es genial, vuelva acá y yo le devuelvo lo que le costó el dvd pirata (preferiblemente Blu Ray pirata).

Volviendo al tema de verdad, Wall-e y sus demás colegas mecatrónicos, no tienen nada que envidiarle a Jean Dujardin, quien, hay que aceptarlo, se mandó la mejor actuación en años en esa peliculita que hizo. Aún así, el rango emocional de un montón de modelos 3D, que además eran robots, y no hablaban, logra comunicar tanto como nuestro actor favorito de cine mudo. Las emociones que transmiten solos Wall-e y Eve con un par de palabras, y unos movimientos pequeños de polígonos son completas. Felicidad, tristeza, angustia, desesperación, e incluso las más complejas, como amor y depresión, están presentes, siempre en el momento adecuado para llevar la historia a otro nivel. Eso, acompañado obviamente del desarrollo técnico que manejan el estudio, hacen de Wall-e una experiencia incomparable, y que no ha sido superada hasta el día de hoy, por nada. Tal vez Toy Story 3 se acerco un poco, pero sigo poniendo a Wall-e por encima de todo. La escena del extinguidor, esta bien arriba, ahí como con la escena de los globos en Tangled, que también es preciosa.

Esa es la parte de Wall-e, de como creo que debió haber ganado, no solo el Oscar a mejor película animada, sino a mejor película per se, y por ahí derecho cualquier otro premio que se le atravesara, más o menos como hizo The Artist.

Creo que hasta el día de hoy no me había atrevido a criticar a The Artist con nadie, porque realmente es una película excepcionalmente bien lograda. Aún así, desde el día que la vi, tuve una queja, una sola queja, que no deja de ser bien grande. En cuestión de trama, The Artist = Singing in the Rain. Esta claro que el manejo que se le da a esta trama es muy diferente en ambos casos, y pues, no esta de más mencionar que Singing in the Rain es un músical, que trata la creación de los musicales (hipster Inception, btw). En The Artist es el caso contrario, una película muda, que trata la desaparición de las películas mudas. Pero esta claro que, ambos personajes principales son actores reconocidos del cine mudo, ambos se enamoran de una actriz de bajo perfil, que aunque hermosa, esta poco relacionada con su mundo glamuroso (al menos en un inicio), ambos caen en la ruina cuando nace la reproducción de sonido, y ambos encuentran su vuelta a la pantalla grande en los musicales. Es casi tan cierto todo esto, como que Avatar tiene la misma trama que Pocahontas. Faltan un montón de canciones en The Artist, y un poco más de baile pero el concepto sobre el cual se basa toda la trama, no solo es muy cliché y poco profundo (en mi opinión), sino que es el mismo de Singing in the Rain. Cabe mencionar que esto no la vuelve, en ningún momento, una mala película, de hecho es genial, es increíble todo lo que puede hacer sentir un solo actor dentro de una película muda, a las masas insensibilizadas por los efectos especiales. The Artist no deja de ser una obra de arte por tener la misma trama que Singing in the Rain, lo único que quiero dejar aquí, es lo literal.

 

Este si que fue bien largo, a los que hayan llegado hasta acá, les regalo un abrazo.