Real II

por ddanielbee

En mi vida irreal existen las hadas, ausentes en los cuentos sin princesas de la realidad, con alas formadas por minutos que parecen segundos y horas que parecen mermelada por la mañana de un domingo. Hadas que no regalan deseos pero que los cumplen todos con una mirada y una sonrisa con la que llenan la mente de pequeñas cartas cortas a letra cursiva.

Mis hadas no vuelan ni me persiguen, pero igual las tengo en frente todo el tiempo, llenando mi vista cuando acabo de despertar con los ojos cerrados. Que intento dibujar con un hilo de consciencia y me vasta abrir los ojos para perderlo. No las busco pero igual las encuentro, las hadas elegidas, las hadas que eligieron dejarse encontrar por mi torpeza.

Y mi lengua articula palabras que se pierden entre bocas que no son bocas, que están pintadas en acuarela en caminos protagónicos de pequeños relatos adolescentes que caminan las hadas con el sol en los ojos. Siempre el sol en los ojos.

En mi vida irreal hay comisuras en las sonrisas que me roban los versos que nunca escribiré, que no serán leídos por las voces agónicas de aquellos que todavía no se han dado cuenta que las horas y los días son tan solo sobras de la última primavera si no se tienen al lado hadas.

Aquellas hadas sin varitas mágicas que sin embargo son magas. Ellas, las que no son pero no dejan de serlo todo.

No exagero si les digo que el mundo se ve muy diferente desde que tengo hadas.